A Sierra Leona, con todo mi cariño

Quiero aprovechar unas líneas de mi blog para agradecer a todo el mundo que ha hecho posible el proyecto realizado sobre terreno en Sierra Leona este mes.

En un escenario desolador del cual se sigue nutriendo el primer mundo, aún queda hueco para personas que dedican su tiempo a intentar ayudar, donde el grito de auxilio queda en un simple eco que difícilmente es escuchado en Nuestro mundo, ya que andamos demasiados ocupados como pararnos un solo momento.

Gracias a este proyecto hemos podido realizar un screening de cáncer de cuello de útero a 300 mujeres, de las cuales hemos operado a 100. No lo digo con ánimo de palmadita en la espalda, mas bien todo lo contrario. Aunque parezca una cifra adecuada os diré que es insuficiente en el lugar mas pobre del mundo, donde solo hay un ginecólogo en todo el país, y donde las mujeres mueren cada día sin ninguna esperanza de que su destino pueda cambiar.

Por si no lo sabéis, es el país mas peligroso para quedarse embarazada, con una mortalidad materno infantil cuyas cifras erizan la piel a cualquiera. Lo he comprobado in situ…siendo mera observadora de una escena que más bien parecía extraída de una película; sin duda la realidad supera la ficción en ocasiones.

A través de la ventana de aquella habitación que decían ser un quirófano, observaba cada día a los niños y niñas jugando ajenos a la realidad, enfermos pero sin perder la sonrisa: era lo que llamaban el Hospital materno infantil. Madres porteando a sus hijos (no por placer ni por protección hacia ellos, si no por necesidad de tener las dos manos libres para seguir haciendo cosas ), infantes sin ningún tipo de futuro, con esas miradas en las que parecía sin embargo vislumbrarse la felicidad (no se de qué tipo porque resulta difícil poner ese adjetivo);

Aun guardo el recuerdo en mi retina de una niña de unos 6 años vestida con un disfraz de princesa que revoloteaba sin parar como si fuera realmente carnavales: nunca sabrá que aquel vestido que portaba aquí lo utilizamos para disfrazarnos… y alguien lo habrá donado sin saber que allí no hay festividades de ese tipo… pero ella era feliz.

En aquel lugar se diagnostican cánceres sí, y a continuación siempre la misma frase: lo siento, pero no puedo hacer nada por ti. Es decepcionante para nosotros e inmensamente injusto para ellas, pero haceros una idea de que la única manera de poder hacer un tratamiento de radioterapia es desplazarte a un país colindante; eso en una país donde con suerte tienen una moto para desplazarse, donde los niños con mucha suerte recorren 6 km para ir a las escuelas, eso sí, aprovechando el camino de ida para llevar agua de la fuente a la escuela y el de vuelta para llevarla a casa…

Así que quiero agradecer a todo el mundo que nos ha ayudado a llevar el proyecto a cabo:

A Silvia Gonzalez, por ser una entusiasta e involucrarme en esto

A mi mexicana favorita, Viviana, que nos hizo la estancia mucho más fácil y confortable, llenando las horas de risas y esperanza, de historias de telenovela pero reales; una persona que ha decidido dar parte de su vida a este país que tiene poco que devolverle y a pesar de eso sigue ahí, luchando por un mundo mejor, y ayudando a todo el que se asoma a este horizonte perdido; te tengo presente cada día.

A la mujer que nos hacía la comida… ¡un momento feliz del día sin lugar a dudas!

A José Antonio Martín , por cuidar de nosotras, misión cumplida amigo.

A Clara, que ha decidido afincarse en el país, vivir y sentir todo aquello tan lejos de casa; mi pequeña valiente, te deseo lo mejor.

Al equipo del hospital, que trabajaron sin descanso junto a nosotras.

A María Sánchez, mi compañera de batalla; sin duda te espera un brillante futuro. Gracias por tus ganas, por tus horas de trabajo codo con codo, por no quejarte ni un segundo, ni aun cuando regresaste con malaria y tuviste que soportar 24 horas de viaje de regreso; por el miedo que no expresaste y por lo bien que lo has hecho; tus adjuntos deberían ponerte un 10 sin lugar a dudas, eres una crack.

Pero principalmente , gracias a todas las mujeres que confiaron en nosotras, que se pusieron en nuestras manos sin conocernos de nada y espero poder haber ayudado en la medida de lo posible.

En definitiva, agradecida a un país que no tiene nada y que me ha dado todo.

Un abrazo inmenso desde España, os llevo en mi corazón y en mi memoria…

Comments (7)

  • Por ahora sólo puedo decirte que me has hecho llorar. Luego te escribiré más. Han hecho un trabajo admirable de A1 y 10+. Este país me deja las personas maravillosas que conozco en mis andares, personas como ustedes. Saludos de las hormigas y no olvides cómo dicen los pollitos 😉

  • Cristina:

    Enhorabuena por vuestro trabajo en Sierra Leona. Por motivos profesionales y personales os he seguido muy cerca y sólo podemos felicitaros y agradeceros vuestro trabajo. Es verdad que es imposible arreglar todos los problemas de ese mundo, pero no es menor cierto que seguro que si habéis podido arreglar (al menos en parte) el mundo de las pacientes que habéis tratado. Ahora disfrutar del merecido descanso y empezar a pensar ya en la campaña del próximo año.
    Ha sido un placer leer tu post. Estoy deseando coincidir contigo en algún evento de esta nuestra profesión.
    Saludos
    PD: no te preocupes por María. Entiendo que a ti te ha resultado un descubrimiento su personalidad, pero los que tenemos la suerte de compartir con ella el día a día ya la tenemos fichadísima y sabemos que se merece no un 10, sino un 11. Pura pasión!

  • Ay Viviana!!!Aun tengo el mordisquito de las hormigas carnívoras, a ellas no las añoro!!Pobre gallina y pollitos!!! Te esperamos por Navidades, aquí tienes tu casa. Mientras tanto, cuídate mucho. Un abrazo enorme.

  • Gracias, Cristina, por tu ejemplo de trabajo callado y desinteresado. María y tú habéis iniciado un proyecto-realidad que puede cambiar el destino de muchas mujeres. Gracias por vuestro ejemplo.

    Xavier

  • Gracias Cristina por tus palabras. Y gracias por ser la mejor compañera de aventuras.
    También gracias a Silvia por presentarnos y embarcarnos en este proyecto que me ha dado tanto.
    Gracias a Viviana por cuidarnos como una hermana, por las risas y las confidencias y por enseñarme tanto de este país y su gente.
    Gracias a Nacho, por abrirme los ojos a otras realidades, y por ser mi ángel de la guardia.
    Yo no creo que podamos cambiar el mundo. Pero si sé que Makeni me ha cambiado a mi. Me traigo mucho más de lo que dejé. No me quejo porque sería injusto. He visto mucho en los ojos de esas mujeres que nos permitieron entrar en una intimidad donde no había entrado nadie antes. Ellas, que siguen allí luchando, son las que merecen mi admiración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONSULTA PARTICULAR

C/ Caridad, 2
33202 Gijón · Asturias · España
Tel. 984 49 33 13  -  684 62 96 97
Mail: info@ginecologiacristinaargudo.com 

HORARIO

Lunes a Jueves
9:30 a 13:00 y 15:30 a 20:00 h.
Viernes
8:30 a 16:00 h.

Nº Registro C.2.1/6113/1