Categoría: BLOG

Una sección de la Ginecología Tabú

Indudablemente estarán de acuerdo  conmigo  cuando les digo que los tiempos cambian…y con ello también lo hacen los servicios que la sociedad demanda, y que sin duda los profesionales debemos atender. Y entre ellos haciéndose un eco importante entre corrillos de mujeres, se empieza a hablar abiertamente de los blanqueamientos de nuestra zonas intimas, incluyendo la vulva y el ano. Hace unos años solo era conocido entre hombres homosexuales y sin darnos cuenta lo posicionamos solo como un servicio para ellos. Hasta que a alguien se le encendió afortunadamente la bombilla y dijo en alto:¡ Yo también quiero!

Y así es como hoy en día podemos hablar del  blanqueamiento vulvar, un nuevo tratamiento estético muy demandado en Estados Unidos y que se está extendiendo rápidamente por Europa, existiendo  cada vez más personas que piden información sobre ello, por lo que hoy he decidido hablar sobre el tema. Y estaréis pensando en qué consiste esto de blanquear la zona anal  y vulvar…y sobre todo para qué… Pues  para intentar alcanzar un color más rosado, que recuerda más a los genitales de la juventud y además evitar que esa pigmentación llegue a las zonas de las ingles, la cual es visible simplemente con la ropa de baño, por ejemplo!

Si nos ponemos a repasar los dos factores que más afectan al oscurecimiento de los genitales os digo que son  la raza y el fototipo de piel, siendo mayor, cuanto más oscura sea la piel de la que partimos.

Otros factores pueden influir en el oscurecimiento de la zona de forma menor como  son las irritaciones y traumatismos repetidos, el uso de  prendas ajustadas, mantener una mala higiene (sobre todo por el hierro de la menstruación),sin olvidarnos de la siempre predisposición genética, cambios hormonales, envejecimiento cutáneo, embarazos o exposición solar de los genitales.

Os cuento también que existen distintas opciones terapéuticas para conseguir un blanqueamiento; un ejemplo es el  láser  que resulta relativamente indoloro , ya sea utilizado de manera aislada o en combinación con los peelings, consiguiendo un aclaramiento de la zona; ¿ Un peeling vulvar? Sí, lo que estáis leyendo es cierto, al igual que los hacemos en axilas o en la cara, es posible también su aplicación en la medicina estética ginecológica!

Los resultados que podemos obtener del tratamiento  son variados dependiendo de cada paciente, por lo que una valoración individual  es necesaria para no generar falsas expectativas.

Ademas, como siempre os digo, lo importante es prevenir, y como a ninguna nos gusta que esa pigmentación vaya en aumento os dejo unas sencillas recomendaciones para evitarlo:  evita el uso de prendas ajustadas ya que  hace que se produzca un roce  continuo que estimula la hiperpigmentación, es preferible el uso de tampones vaginales o la copa vaginal durante la menstruación, para que la zona no esté en contacto con la sangre y protege la zona genital  de la exposición solar, sin olvidarte  de ello durante las sesiones de rayos uva!

En definitiva, que la medicina  se vuelve cada vez más detallistas con nosotras y no quería dejar pasar la oportunidad de hablar abiertamente de algo tan íntimo y aunque solo estético, importante para muchas mujeres. Con ello deseo que muchas cosas dejen de ser un tabú, como ésta, y que lejos de evitar temas de conversación siempre nos abramos a lo contrario, ya que con ello, todos y todas aprenderemos.

Un abrazo para todas

 

 

 

 

Dolor de cabeza y hormonas, ¿ algo que ver?

Muchas de nosotras tenemos la sensación de que sufrimos de dolores de cabeza en relación a los diferentes momentos del ciclo menstrual en el que nos encontramos…y realmente hay mucho de cierto en ello!

Muchos factores como la edad o los antecedentes familiares pueden influir en el dolor de cabeza, pero  también el nivel de hormonas de nuestro cuerpo; como sabéis los niveles de progesterona y estrógeno varían a lo largo del ciclo menstrual y en ocasiones, es precisamente esa fluctuación estrogénica la que hace que notemos dolor de cabeza en un momento u otro del ciclo, en ocasiones justo antes de la regla o en otras durante o después de la misma.

Tener niveles constantes de estrógeno puede mejorar los dolores de cabeza, mientras que experimentar  cambios en los niveles de estrógeno puede empeorar los dolores de cabeza. La disminución de estrógeno justo antes del período puede contribuir a ellos. Muchas mujeres con migrañas reportan dolores de cabeza antes o durante la menstruación.

Por qué os cuento esto? Porque todos los dolores de cabeza no son iguales, y algunos relacionados con las hormonas pueden solucionarse precisamente con ellas, a través de anticonceptivos hormonales combinados, o solo con progestágenos; otra historia diferente son los casos de migrañas diagnosticadas con o sin aura, evitando en este último caso el uso de ellas.

Precisamente porque tenemos arsenal médico para combatirlas, es por lo que os cuento todo esto; eso sí, cada paciente es diferente y dependiendo de cada caso y teniendo en cuenta  el cómo y cuándo aparecen los síntomas, os recomendaremos iniciar un tratamiento u otro, para equilibrar los niveles hormonales y evitar las fluctuaciones.

Seguramente todas hayáis conocido a alguien que durante el embarazo le hayan desaparecido los síntomas de dolor de cabeza sufridos con anterioridad, y se debe precisamente a esa subida rápida de estrógenos durante las primeras semanas y que luego permanecen estables durante el mismo, cayendo tras el parto y haciendo que reaparezcan.

Durante la perimenopausia y menopausia pueden empeorar los dolores de cabeza precisamente por esa variación constante que existe en tu organismo de tus hormonas, y por ello algunas mujeres dejan de sufrirlos con el cese de la menstruación.

Sin embargo tengo que deciros que un porcentaje de mujeres pueden notar dolores de cabeza con el inicio de la toma de anticonceptivos hormonales o reemplazo hormonal en la menopausia,  y en este caso,son motivo de consulta médica para reevaluarlas.

 

Por suerte las mujeres no estamos solo sujetas a la fluctuación de las hormonas sino también a la ayuda médica que podéis recibir por parte de los ginecólogos/as que os acompañan, así que os animo a que si es vuestro caso el descrito, solicitéis ayuda.

Mucho ánimo, ya que casi todo tiene solución!

Os deseo feliz semana a todas.

¿ Qué es una colposcopia?

¿ Qué es una colposcopia?

La colposcopia es un procedimiento indoloro para examinar de cerca el cuello uterino, la vagina y la vulva en busca de signos de enfermedades con el fin de diagnosticar:

  • verrugas genitales
  • inflamación del cuello del útero (cervicitis)
  • sangrado tras relaciones sexuales ( coitorragias )
  • cambios precancerosos del tejido del cuello del útero

Durante la colposcopia, utilizamos un instrumento especial llamado colposcopio, que para que me entendáis, es simplemente un microscopio con una lente de aumento, que nos permite identificar con mayor claridad las lesiones que previamente hemos detectado en la citología o Papanicolaou. Si durante la prueba detectamos alguna zona de células anormales, entonces realizamos una biopsia, para saber exactamente de qué lesión se trata.

Muchas mujeres sufren ansiedad antes de los exámenes de colposcopia. Saber qué sucederá durante la colposcopia puede ayudarte a sentirte más cómoda y por ello os lo paso a detallar.

Empezaré por indicaros cómo prepararnos para hacer una colposcopia:

  • abstención de relaciones sexuales dos días previos
  • no tener la menstruación
  • no usar medicamentos vaginales dos días previos

Además os recuerdo que es importantísimo que preguntéis todas vuestras dudas  , y os recomiendo que las llevéis apuntadas, ya que de no hacerlo, luego con los nervios, lo habitual es que salgáis con más dudas  que con las que entráis de la consulta.

Es posible que las mujeres sufran menos molestia y ansiedad si escuchas música durante la colposcopia; en nuestro centro nos encargamos de ello; si acudes a otro pregunta si puedes llevar la tuya propia.

Durante la colposcopia

El tiempo que lleva habitualmente realizar una colposcopia suele ser de 40 minutos desde que entras al consultorio. Te colocaras en la misma posición que para una revisión de ginecología sobre la camilla y de hecho, el procedimiento no dista mucho de lo que habitualmente sientes en un control rutinario. Notarás que aplicamos unos líquidos en el interior de la vagina, que pueden generar algo de resquemor, y poco más. Estos líquidos nos ayudan a destacar las células sospechosas de malignidad.

En caso de que lo precisemos tomaremos una muestra, notando en ese momento una molestia parecida al dolor leve  de ovarios,  en el caso del cuello uterino; si la toma es de la vagina o de la vulva,  aplicaremos anestésico local para reducir las molestias ya que es una zona mas delicada y de no hacerlo generará  dolor.

Tras la colposcopia

Evitaremos los tampones, los lavados vaginales y las relaciones sexuales vaginales durante una semana después en caso de haber necesitado tomar muestras; en caso contrario no se precisa tomar ninguna precaución habitualmente.

Y finalmente en unos días tendremos los ansiados resultados que nos orientaran hacia el tratamiento adecuado.

 

Afortunadamente es poco habitual que las lesiones que se detectan en mujeres que hacen revisiones periódicas conduzcan a malos resultados. Por eso es tan importante realizar detección precoz de lesiones incipientes de cáncer de cuello de útero, las cuales con pequeñas intervenciones suelen tener solución.

Si dichas lesiones por falta de control evolucionan estamos ante un cáncer de cérvix, el cual sigue en frecuencia al  cáncer de mama. En estadios iniciales tienen tasas de curación de hasta un 92 %, cifra que disminuye incluso a un 17% en estadios avanzados.

Así, que mi mensaje es claro : haced revisiones periódicas, está  en vuestra mano el cuidaros.

¿Que son las verrugas genitales?

¿Qué son las verrugas genitales?

Las verrugas genitales son comunes y son causadas por ciertos tipos del virus del papiloma humano (VPH). Son molestas, pero se pueden tratar de manera rápida y eficaz, y en nuestro centro lo hacemos a través del láser en un procedimiento que no lleva más tiempo que el de una consulta habitual.

La verrugas genitales son causadas por el VPH

Las verrugas genitales aparecen en la piel que rodea tus genitales. Son causadas por ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH). Quizá hayas escuchado que algunos tipos de VPH pueden provocar cáncer, pero NO son los mismos que causan las verrugas genitales.

La infección por el VPH es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que puede ser difícil de entender, por lo que os animo que vuestro ginecólogo/a oslo  explique tranquilamente  y así evitar angustias innecesarias; anualmente aparecen aproximadamente 360,000 casos nuevos.

¿Cómo se contagian las verrugas genitales?

Las verrugas genitales se contagian por el contacto piel a piel con una persona infectada, a menudo durante las relaciones.  Puedes transmitirlas aun cuando no tienes verrugas ni otros síntomas visibles, aunque es menos frecuente. La madre puede transmitirlas al bebé durante el parto, si es vaginal, aunque es bastante raro.

Las verrugas genitales son diferentes de las verrugas que aparecen en cualquier otra parte del cuerpo y eres más propensa a transmitirlas cuando tienes síntomas. Por eso, si notas una verruga, lo mejor es acudir a consulta  para ayudar a disminuir el riesgo de contagiar a tu pareja de verrugas.

¿Tienen tratamiento las verrugas?

En nuestra clínica lo hacemos con láser ya que a pesar de existir otros tratamientos con líquidos, o frío, los resultados son mas rápidos ( instantáneos ) y menos dolorosos en el primer caso, con una buena recuperación y baja tasa de recidivas.

 

Ya sabéis un poquito mas acerca de las verrugas genitales, y sobretodo si las tenéis, tranquilidad, tienen remedio!

Un abrazo a todas de fin de semana.

 

Si os fijáis en los varones que os rodean podréis observar claramente que dentro de la generalidad ellos aparentan ser mas tranquilos…y eso mismo dicen los estudios, que de cada 2 hombres que sufren estrés, existen 4 mujeres que lo hacen. La ciencia nos disculpa en parte, ya que existen hormonas que nos hacen más susceptibles al mismo y que nos impiden cerebralmente poder escapar de él ; pero lo cierto es que  echando un ojo a la actividad que desarrollamos en la actualidad las mujeres, a nadie le sorprende que padezcamos el mal del estrés.

Las mujeres  nos vemos sometidas a diferentes presiones, ya sean laborales, familiares o ambas; una vez leí que el cuidar puede ser una tarea que amenace nuestra salud y me pregunto si  a alguien  que haya cuidado alguna vez,duda esta afirmación. Por suerte nos hemos liberado del tabú que suponía padecerlo y no expresarlo; ahora hablamos mas abiertamente de ello, lo que facilita a los profesionales , el poder tender una mano amiga.

Por mi profesión estoy en contacto directo con mujeres y esto del estrés me toca  de cerca, ya que nuestras amigas las hormonas nos hacen en más de una ocasión perder la cabeza. A alguien le suena esto de en los días previos a la menstruación nos sentimos mas ansiosas? O que en el post parto no paramos de llorar? Ni que decir tiene que con la llegada de la menopausia podemos notar de igual manera que no nos encontramos emocionalmente estables. Lo que quiero decir con todo esto es  que los cambios hormonales pueden afectarnos y que debemos estar al tanto para solicitar ayuda en el caso de que aparezcan, ya que en la mayoría de las ocasiones tienen solución.

Si notas dolor de cabeza durante la regla o antes, falta de apetito sexual, dolores musculares, insomnio , fatiga que se alarga en el tiempo, o incluso estreñimiento o cambios en tu piel tipo eccemas recurrentes o caída de pelo … detente,  porque puedes estar padeciendo estrés, y si no lo controlas, todos tus síntomas sin lugar a dudas empeorarán.

Desde la consulta podemos ayudaros si esta relacionado con un tema hormonal, así que os animo a reflexionar como os encontráis últimamente y si os sentís identificadas con lo que os estoy contando, solicitar ayuda a vuestro ginecólogo o ginecóloga.

Un abrazo a todas desde el sosiego

CONSULTA PARTICULAR

Avenida del Llano, 11
33209 Gijón · Asturias · España
Tel. 984 49 33 13 - 684 62 96 97
Mail: info@ginecologiacristinaargudo.com 

HORARIO

Lunes a Jueves
9:30 a 13:00 y 15:30 a 20:00 h.
Viernes
8:30 a 16:00 h.

Nº Registro C.2.1/6113/1